Erick Mora Cole | English

By Melissa Rojas Álvarez
San José, Costa Rica

Una imperfecta mañana de verano, se ha convertido en el momento ideal para conocer a un increíble artista, esperando fuera de su atelier puedo verlo llegar en su bicicleta, rodeado de energía y armonía: Erick Mora Cole, el alma y esencia de Amo y Señor.

Nacido en 1970, en una familia de clase media, Erick desde que tiene uso de razón recuerda haber crecido alrededor de textiles y diseños, esto gracias a su madre la Señora Victoria, quien fundó su propia fábrica especializada en la confección de prendas para niños, empresa que más adelante evolucionó en una fábrica de uniformes bastante estable, liderada en su totalidad por su familia, la encargada de llevar el negocio adelante.

En su crecimiento personal y búsqueda de algún reflejo que le diera respuestas para su autodescubrimiento, Erick toma la decisión de trabajar en la empresa de su mamá desarrollando sus destrezas y creatividad. Es cuando pasado un tiempo de estar trabajando en su negocio familiar, decide seguir este camino de búsqueda fuera de Costa Rica, buscando convivir dentro de diferentes culturas y persiguiendo alguna luz que le diera las respuestas que necesitaba, acompañado siempre de su sensibilidad y amor hacia el arte.

Celebrando su cumpleaños número 40, Erick se empieza a cuestionar ¿cuál es el sentido y rumbo de su vida?, con varias ideas en su cabeza, intentando descifrar su propósito de vida, toma la decisión de seguir sus instintos y dedicarse por completo al diseño de modas, su profesión empírica, iniciando su emprendimiento con su marca Amo y Señor.

Amo y Señor

Su marca es un reflejo de sí mismo, pero como dice Erick, también esperaría que cada uno sea su propio Amo y Señor”.
Amo y Señor inicia con su primera colección presentada en pasarelas: La Finca Bananera, con un total concepto y narrativa clara “Quién soy y de donde vengo” representando su infancia y vivencias, marcando el sello de su marca.
Para Erick Mora, su marca Amo y Señor, no es un conjunto de colecciones, ya que para él todas sus prendas están tan unidas que pueden llegar a ser una sola, llegando incluso a confundirse sin poderse identificar, cuándo empieza una y
termina otra, siendo todas sus piezas parte de un mismo guardarropa, sin responder a una tendencia, siendo completamente atemporal.

Diseño de moda en Costa Rica y su perspectiva

Una situación clara y que no es secreto para nadie, son las pocas opciones que existen en Costa Rica sobre los textiles, se sabe que acá solamente llega ya la cola de los buenos materiales. Dentro de la experiencia y punto de vista de Erick, señala que sería lindo poder tener más oportunidades y mercado textil para los diseñadores en Costa Rica, existen materiales, pero podría haber más.

Otro problema que afecta a los diseñadores de Costa Rica, es la falta de estabilidad económica, el no tener que estar mes a mes preocupándose en mantener la estructura, una falta de consciencia empresarial, Erick reconoce a él le falta tener los pies un poco más sobre la tierra, siendo este, parte del aprendizaje de la encarnación que está viviendo, el lograr aterrizar, es su reto A título personal del diseñador, una observación que encuentra importante en
cualquier ámbito y más en el de moda, es que no las personas deberían de dejar de hacerse las víctimas y deben tomar responsabilidad por sí mismos, el dejar de estar viendo para fuera y ver hacia dentro, con esto se podrán obtener cosas mucho más reales.

Como último consejo, Erick piensa que los diseñadores, deben de estar presentes en sus talleres y en el proceso de cada pieza, revisándolas y asegurándose, estén perfectas, antes de colocarlas en una percha.

“Todos somos diferentes, y debemos alegrarnos por los triunfos de los demás”.
Erick Mora Cole

Todas las prendas de Amo y Señor, son diseñadas por Erick, aunque no es el encargado de por completo de toda la confección, tiene lo más importante el ojo clínico que nadie le puede quitar, gracias a su madre que solo le gustaba lo bonito, lo perfecto y lo elegante.

Sus diseños y creaciones, asegura, son a partir de lo que la tela le dice que haga, diciéndole en qué lugar cortar, donde colocar los detalles, dirigiéndolo hasta el resultado final. No siempre trabaja con boceto, depende del proceso creativo que la misma tela le lleve, existiendo la posibilidad que en algunos momentos sus diseños son sin medidas, “Corto, hago y desahogo creando mis propios Frank Einstein”, otros de mis diseños son un poco más pensados, realizando los bocetos y a partir de estos, se inician sus diseños, convirtiéndose en algo más pensado y controlado.

Busca trabajar de la mano con sus clientes con base en ideas anteriormente presentadas, diseñando una pieza que como resultado final tenga la esencia de cada uno de sus clientes, logrando un sentimiento satisfactorio, abriendo una
puerta dentro de cada uno de ellos.

Cuenta la historia de que hace un tiempo llegó a su atelier su sobrina de 9 años, jugando se puso un saco de hombre, se arrolló las mangas y asegura Erick, se veía divina!, empoderándose por completo, asegurándole que sus piezas son para todo mundo, confirmando que la ropa que hace definitivamente se ve linda.

“Dicen que la ropa que yo hago se le ve bien a todo el mundo, es una cosa rara pero sin importar el tamaño, se les ve bien”
Erick Mora Cole

En Amo y Señor se confecciona con el material que se tiene en el taller, cada cierto tiempo Erick realiza su búsqueda de textiles y como dice él, “peina todas las calles”, sin buscar algo en específico, esperando sorprenderse, guarda materiales en su taller desde hace mucho tiempo, le encanta reciclarlos, desordenarlos y a partir de estos crear prendas nuevas, logrando una armonía clara.

Cada prenda tiene su detalle oculto que marca su sello personal, siendo guiños colocados de manera intencional, por ejemplo cada pieza tiene botones antiguos, siendo estos tesoros ocultos, con la finalidad que estos detalles sean solo para cada persona que vista sus diseños, sin necesidad de exponerlos a los demás.

Erick nos cuenta cómo percibe el poco aprecio de sus piezas en su propio país, diferencia notoria con el cliente Europeo, quienes se vuelven locos con su marca, pero para poder triunfar fuera de Costa Rica, se necesita el no desvirtuar su estilo tan marcado y el poder mantener esa conexión tan personalizada que mantiene con sus clientes, siendo esta la esencia de su marca, le gusta el poder verse en el reflejo de cada uno de sus clientes y que ellos se vean en el de él, creando magia.

“Creo que a mí lo que me gusta es la contemplación, o será un eufuismo para decir que soy vago?”
Erick Mora Cole

Definitivamente Amo y Señor es un viaje, es el viaje de Erick Mora Cole, o como lo asegura su amigo, el escritor Luis Chávez,: “Amo y Señor es un viaje a sus orígenes, es su viaje de vuelta”

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

CONTACT US

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Sending

Log in with your credentials

Forgot your details?